pamelia

y las cosas que pasan por mi cabeza

13 notes

El tercer piso

Hace mucho no escribo pero no podía pasar los 30 en blanco, los 30 que veían tan lejos y que me parecían tan traumáticos.

Tengo que aceptar que al decir que tengo treinta años, me suena como si lo estuviera diciendo en mayúsculas, TREINTA, eso suena como a tanto!!! Lo bueno es que no me creen, algún día tenía que sacar provecho de la careadolescente;  el caso es que TREINTA suenan a adulto pero enserio. Por el lado del desubique, las depresiones y que es lo peor no, la verdad no es nada diferente a un cumpleaños más, lo siento igual que los 25, los 28 o los 29, pero por el lado de ajustar una década más en la vida, si empiezo a dar una mirada en pasado, presente y futuro.

Hace 10 años estaba en la U, convencida que mi carrera era lo mejor de la vida, convencida que a los 30 iba a ser directora creativa de una agencia de publicidad. A los 30 ya no me gusta mi carrera, no quiero ser ni loca, directora creativa de una agencia de publicidad, es mas no quisiera tener que volver a una agencia de publicidad; pero como dicen por ahí, no hay que escupir para arriba, así que si toca, toca!!!  El caso es que a los 30 estoy buscando nuevos rumbos, esperando que no sean fallidos así como mis mil y una ideas de negocio, esperando encontrar el camino de lo que me apasiona y me haga feliz y por eso mismo no voy a idealizarme a los 40 de ninguna forma. Dejaré que la vida me sorprenda.

Hace 10 años no me preocupaba el ejercicio, pensaba que era una perdedera de tiempo, y que no lo necesitaba ni lo necesitaría nunca, ahora me doy cuenta que hace 10 años era un buen momento para haber empezado, porque el ejercicio es bueno para todo, pero la sabia frase de  “nunca es tarde” me impulsó a empezar hace año y medio mas o menos y no quiero que nunca me falte el ejercicio en mi vida. Y a todos los “jóvenes”,  puedo aconsejarles que hagan ejercicio, entr antes mejor, su cuerpo se los agradecerá, no se confién de que son flacos, o que tienen buen estado físico, eso con los años seva perdiendo sin uno darse cuenta, además el ejercicio les va a servir para ser más disciplinados en todos los aspectos de la vida, más responsables y ese corazoncito les funcionará mucho mejor.

Hace 10 años pensaba que a los 30 ya estaría casada y con hijos humanos, ahora estoy casada con un hombre genial que me alcahueteó tener 5 hijos peludos y no es como me imaginaba, es mucho mejor! pero en cuanto a los hijos humanos no se si quiero, más tirada por el lado que no,  pero como en mi vida cambio de opinión demasiado fácil, entonces no sé, el tiempo lo dirá.

A los 20 pensaba que una fiesta y borrachera eran la forma más divertida de celebrar y pensaba que a los 30 haría una fiesta inolvidable. Ahora simplemente pienso que un buen momento con los amigos es más que suficiente y eso a la vez se hace inolvidable. Prefiero recordar una noche tranquila llena de risas y abrazos con la gente que quiero, a simplemente no acordarme de nada por la borrachera que me pegué.

A los 20 el concepto de familia se reducía a la mamá, la tía, el tío, la abuela, etc; pero ahora tengo otra familia que amo, son mis amigos que siempre están ahi, no importa lo que pase, ni cuanto tiempo transcurra, se que siempre puedo contar con ellos y eso me hace muy feliz. No son muchos pero se que están ahi.

A los 30 no estoy haciendo nada de lo que me imaginé que haría, y es por eso que para los 40 no quiero imaginarme en nada. Tendré metas? Obvio!!! Pero no se si las cumpla a los 31 o a los 50, simplemente trabajaré por lograrlas, ojalá lo antes posible.

No sé si sean los 30 porque siempre he sido muy “anciana” de mente, pero si, de vez en cuando me pongo a pensar que todo tiempo pasado fue mejor, la música, los planes, no tener que votar, el colegio, no tener que pagar nada, poder dormir por las tardes, copiarse la tarea, y lajuventud en general era mejor antes, los jovenes de hoy en día están mal!!! jajajjaja… ahora es cuando uno más valora eso que ya no tiene.

Y así uno crea que no, uno si se siente mas viejo, pues no es cosa de los 30, desde hace un par de años antes no me siento capaz de ponerme cierta ropa que hace 10 años me pondría muy fácilmente, hay ropa que me encanta pero que ya la veo no acorde a mi edad. Siempre me ha gustado hacer cosas  bobas “diferentes” como pintarme las uñas, cada una de un color diferente, pero ya siento que definitivamente no va con mi edad. Pueden ser rayones mentales, puede ser que esté aceptando el ir envejeciendo de a poquitos, no sé! el caso es que sí, me siento diferente a hace 10 años; pero diferente no significa mal, no me ha dado duro como todo el mundo dice que supuestamente da, no me siento triste, ni que ya se me acabo la vida, todavía falta mucho!!!.

Y si, voy a terminar este post con esta foto que me gustó mucho, porque ando gomosa y la he puesto en todas partes, pa acordarme de cómo era a los 30 :P.

image

y feliz cumpleaños a mi.

1 note

Las facetas de mi mamá

image


Hace rato no escribo, no es porque no haya querido sino porque mis ocupaciones no me lo han permitido, necesito días como de 48 horas. El caso es que últimamente, debido a varias “dolencias” o enfermedades de mi mamá, la relación ha cambiado un poco, se ha tornado difícil y sentí ganas como de desahogarme.

Ella tiene algunas virtudes y defectos que tienen casi todas las mamás, como que para ella, yo no soy fea nunca, no hay nadie mejor que yo y odiará por siempre a los que se atrevieron a “tratarme mal”. Entre cantaletosa y protectora, entre incondicional y confidente, encontré que tiene unas facetas que la caracterizan…

 La mamá difícil
Rebelde desde chiquita, le encanta llevar la contraria sólo por llevar la contraria, odia que le digan qué hacer o que le pongan horarios, no soporta que le digan que esta gorda o flaca, desarreglada o despeinada, no se aguanta que le la gente opine sobre su apariencia o forma de actuar. No sigue consejos porque los toma como cantaleta, no acepta opiniones porque para ella son críticas, no acepta muchos de sus errores porque es un poco orgullosa, es de las que responden “será bien” cuando se les pregunta como están, se aburre si esta sola en su casa y se irrita cuando sale a hacer vueltas porque hay mucha gente, hay calor o porque la miraron o porque no o porque tiene que ir muy lejos, como dicen por ahí no hay lado, pero esta faceta es la base de todas las demás.

 La mamá luchadora
No se rinde por nada, lucha y lucha hasta lograr lo que se propone, y de la misma forma lucha para defender esas cosas que aunque sean malas para ella, se niega a cambiar, como fumar; por su misa rebeldía se negó a escuchar a esas personas que la aconsejaban para que yo terminara el colegio y me pusiera a trabajar, ella decidió darme una carrera y creo que en parte fue porque ella no tuvo la suya, por lo menos no la de sus sueños, nunca se cansó y no lo hace ahora aunque su cuerpo no le de para hacer la mitad de las cosas que hacía antes.

 La mamá fuerte
Nunca llora, solo he visto sus lagrimas como 5 veces en mi vida y por cosas muy dolorosas, prefiere enojarse que llorar; no necesita un hombre para que le cargue los paquetes o le ponga un cuadro, bueno, tal vez ahora si lo necesita más; no necesita a nadie para que la ayude en nada, el “puede con todo”; es la única capaz de sacrificar, con sus propias manos, a un canario que esta sufriendo; se le mide a lo que sea, carga a la mamá  y a las tías que están enfermas, y “lidia” sin pensarlo con los familiares que han estado en lecho de muerte; prefiere saber las peores noticias antes de que se las oculten y no se deja quebrantar por las malas noticias, bueno, no en frente de nosotros.

 La mamá amorosa
A pesar de su rebeldía siempre fue una persona que me escuchó, no me juzgó y siempre confió en mi; aún lo hace solo que últimamente no quiere escuchar tanto. Mi mamá se ganó mi confianza desde siempre, se volvió mi confidente, mi mejor amiga, nunca tuve que esconderle nada, siempre hablamos con la verdad y es gracias a eso que la sinceridad es una de las cosas más importantes para mi, su amor ha sido tan grande que su odio por los animales se volvió en aceptación y comprensión hacia ellos, sólo porque yo los amo.

A veces nos peleamos, de hecho muchas veces, otras veces salimos como un par de amigas a tomar algo y reírnos hasta que nos duela el estómago; a veces transmite una energía pesada y negativa como la de gran parte de mi familia, pero a veces sus abrazos o sus palabras son lo único que me reconfortan; a veces huele a cigarrillo y no me gusta y otras veces se despierta ese aroma de mamá que nunca podré olvidar; aunque a veces quiero pegarle un calvazo o dejarle de hablar, no puedo pasar ni un solo día sin hablar con ella. Es la relación más complicada que he tenido, pero es la única persona que lo ha dado todo por mi sin dudarlo ni un segundo.

No la escogí porque uno no escoge a la familia, ni ella me escogió a mi, pero hemos permanecido juntas pasando pruebas y momentos duros, y aquí estamos otra vez, pasando otro momento difícil, en el que su faceta“difícil” es la que más sobresale y de verdad, espero que podamos superarla pronto, para que su faceta “luchadora y amorosa” salga a flote con todo su furor. Por ahora mi papel es solo escucharla y aquí estare para ella.

7 notes

Estado actual: indignada

Para qué tener un celular si no se puede hablar en la calle porque te lo roban, para eso tengamos teléfonos fijos y listo, para qué tener portátil si al sacarlo de la casa también se lo roban, para qué tener un bolso si al sacar las cosas de la casa te las quitan?, para que tener un iPod si no se puede escuchar música en la calle, para qué tener un carro si no estás seguro en él y ni siquiera puedes salir a pasear en el porque cierran las carreteras y queman carros?

Yo sé que puede ser exagerado pero a veces me siento como secuestrada en mi propia casa, la situación está cada vez peor y cada día uno se entera de más robos, de más víctimas y de más violencia.

Sé que es muy egoísta venir a hablar de este tema cuando me tocó vivirlo personalmente, me habían tocado casos cercanos de gente que había sido violentada  y robada, y bastantes la verdad; pero hasta que a uno no le pasa, uno no entiende; como dicen por ahí, uno no experimenta por cabeza ajena, y después de haber experimentado por cabeza propia dos robos y uno de ellos con una pistola en la sien, hay muchas cosas que quedaron dándome vueltas.

Nos dejamos comer por el miedo, y con toda la razón, porque los ladrones andan armados. Si vemos un robo nos toca quedarnos callados por miedo a que nos maten, nos toca ser unos testigos silenciosos por decisión propia, porque si somos otro tipo de testigos igual nos terminan silenciando de una u otra forma. Cuando me atracaron con una pistola, nadie hizo nada, nadie dijo nada… de la misma forma que han hecho amigos míos que han visto como atracan al carro de adelante… sólo hay dos opciones, o quedarse callados o arriesgar la vida y la segunda, la verdad, es poco considerable.

La policía es ciega, o se hace! como decía un amigo, si sale con un parrillero porque le está haciendo el favor a un amigo de llevarlo a alguna parte, lo parten y le quitan la moto, pero un par de ladrones sacan pistolas a la 1 de la tarde como si sacaran un osito de peluche y nadie ve nada. Es que de verdad está comprobado que la policía aquí no sirve para nada, solo sirve para portar sus uniformes y dárselas de autoridad tratando mal a los demás. Recién me robaron el celular, se pudo rastrear con la aplicación “Find my iPhone” pero al ir a la policía a la 1:30 de la tarde a decirles que sabíamos dónde lo tenían, su respuesta fue: vengan después de las 2 que a esta hora no hay servicio, casi me dicen que vaya en 8 días hábiles después del robo…. De verdad es el colmo!!! Al ir a las dos ya habían apagado el celular  y ya no se podía hacer nada, a lo único que ayudaron fue a poner un denuncio  sin moverse de su escritorio y al decirles que la ciudad está muy insegura, su respuesta fue: Sí! es que al presidente esto se le salió de las manos!…. De verdad??? El presidente puede ser bueno o malo, lo que sea! pero la seguridad es responsabilidad de la policía.

Ni nosotros mismos ponemos el ejemplo. A veces me pregunto cómo es posible que pidamos un lugar mejor, si nosotros no hacemos obras que ayuden a eso? He sabido de casos de personas que se encuentran smartphones y lo primero que hacen es averiguar a ver quien se los compra, aún sabiendo que el equipo no sirve para nada y que los que se lo compren lo van a desbaratar para vender los repuestos y aún sabiendo que a la persona que se le perdió le están haciendo un hueco… Si yo llego a encontrarme un Smartphone, estoy segura que llamo a números recientes para devolverlo, o espero a que me llamen para decir que me lo encontré, pero por nada del mundo recurriría a estos personajes que alimentan la violencia colombiana.

La vida no vale nada, a uno lo matan por un celular que venden en $300.000. He sabido de casos en los que si matan a la persona, y la verdad no sé como para estos ladrones armados puede valer la pena matar a alguien por esa miseria de plata…. Qué harían por 3 millones? Si les vale la pena matar por $300.000 por qué no les vale la pena trabajar por un mínimo que es mucho más que eso?

No es justo echarnos la culpa, la primera vez que me robaron el bolso, pensé que como yo lo puse en la silla y lo dejé ahí, había sido mi culpa, y la segunda vez empecé a pensar que fue mi culpa porque tenía la ventana abajo… Pero NO!!! No es mi culpa, es culpa de la seguridad de este país en el que no castigan nada, es culpa de ellos que yo no pueda dejar las cosas tranquila cerca de mi o que yo no pueda andar con la ventana abierta, es culpa de ellos que uno ya no se sienta tranquilo en ningún lugar y que le de miedo sacar sus cosas porque se las van a robar, es culpa de ellos que ya ningún lugar de la ciudad sea seguro, no se sabe qué es peor, si un barrio popular o un barrio muy play… de verdad no se sabe cuál es peor

Así no es!!! A algunas personas que les he contado la historia de mis robos, responden diciendo que sí, que así están las cosas y que a uno le toca andar con ojos en la espalda, pero yo me niego a aceptar que así es, me niego aceptar esa forma de vida.

La verdad después de dos robos casi seguidos, quiero dejar claro que las cosas materiales no me importan, todo se consigue! y sí, da rabia porque igual fueron cosas por las que uno se esforzó de una u otra forma, porque hizo algo para merecérselas, pero lo que me da rabia de los robos es lo mal que uno queda anímicamente, lo atropellado que se siente por un sistema completo mal diseñado, porque es como abrir los ojos al mundo de mierda en el que estamos, es abrir los ojos a eso que uno quería negarse, diciendo que su ciudad sí valía la pena.

5 notes

Odio el agua fría!

El agua fría es para las matas!!! o bueno, también para la sed, porque para bañarse NO ESTÁ HECHA!

Solo dos días de esta semana me ha tocado bañarme con agua fría y con eso bastó para recordar lo mucho que la odio y todo lo que valoro el agua calientica.

Puede que sea floja, llorona o lo que sea, puede que sea más saludable, que queme más calorías y que deje la piel radiante; todo esto pierde importancia porque el sacrificio de bañarse con agua fría es demasiado.

Las razones por las cuales la detesto tanto van más allá de un simple gusto o capricho, y son esas sensaciones horripilantes que pasan por el cuerpo mientras uno se baña con agua fría:

1. Tengo que sacar valentía de donde sea, porque cuando abro la ducha, empiezo a meter un pie, luego el otro, luego una mano y luego la otra, después de hacer esto unas 10 veces, llega el momento en el que digo “listo, ya! tenés que bañarte” y cojo impulso, pero siempre hay algo q me detiene, es un sustico en el interior de mi pecho, así, como cuando uno se va a lanzar al un lago o piscina desde una altura considerable, así como si me lanzara al vacío, y en ese momento me siento como el chapulín colorado diciendo: “si me metooo”

2. Las manos y los pies son los peores termómetros que existen, porque cuando toco el agua pienso que está fría, pero si mis manos pueden soportarlo, el resto del cuerpo también…MENTIRA! cuando el agua toca zonas como la panza y las axilas siento que ya no es agua sino que es hielo con lo que me estoy bañando, no son gotas lo que caen sobre mi, sino chuzos que se entierran y muchas veces, es inevitable dar una especie de alaridos y suspiros, mientras tiembla todo mi cuerpo.

3. Toca bañarse por partes, o por lo menos si yo quiero bañarme bien tengo que hacerlo así, porque no soporto estar metida un rato largo en el chorro frío, entonces primero son los brazos, luego las piernas, después las axilas, otras partes, la panza y finalmente la cabeza, mirando para abajo mientras me lavo el pelo.

4. La cabeza se “encalambra”! creo que por ser lo último que meto al chorro es lo que más frío se siente y ya pasa de frío a una sensación de calambre, que lo único que pienso es: “que salga rápido el champú, que salga rápido el champú, que salga rápido el champú…”

5. El frío no se quita, de verdad nunca he estado de acuerdo con esos que dicen que cuando uno se baña con agua caliente sale con más frío… puede que al instante un poco, pero el frío del agua caliente se va con la toalla, mientras el frío del agua fría, se queda ahí y sigue metiéndose en el cuerpo, haciendo casita y quedándose  por un buen rato.

La verdad no me importa si es en la costa, pero siempre preferiré el agua caliente sobre todas las cosas, es más debo confesar que alguna vez en uno de los cambios de casa, las primeras dos semanas no había agua caliente y esas dos semanas completicas me bañé con agua “chorriada” previamente calentada en la estufa y de igual manera me bañé en Cali, gracias a que mi tía siempre me sigue los caprichos; algunas veces me las he dado de valiente, haciéndome la que soporto el agua fría y termino totalmente arrepentida, porque agua caliente, yo te amo!

Feliz finde y se bañan con agua caliente!

3 notes

Los amigos de la infancia

Para mi no hay nada mejor que los amigos de la infancia. No sé en que influye la niñez, pero con ellos se crea un vínculo irrompible, existe una confianza enorme y todo es bueno! Todo lo que tenga que ver con los amigos de la infancia es algo que de verdad me mueve el corazón.

No hay silencios incómodos: no importa hace cuánto uno no se vea con ellos, siempre hay de que hablar, del pasado, del presente, del futuro, de lo que sea! pero siempre hay tema; es más no alcanza el tiempo para todos los temas que salen.

Es como si hubiéramos hablado ayer: Si a uno lo llama un amigo de la infancia, uno generalmente no se pregunta: este qué? uno simplemente lo atiende con mucho gusto, le da placer escucharlos, es como si simplemente hubiéramos hablado el día anterior.

Siempre están ahi: En las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza…sin necesidad de matrimonios, ellos siempre están ahi, se convierten en un hombro, en un apoyo y en una extensión de felicidad.

Se alegran con vernos: Son como perritos, o somos como perritos porque yo también soy así; el caso es que cada vez que un amigo de la infancia nos ve, sabe de nosotros, o se entera que vamos cerca de su casa, se alegran y nos abren sus puertas sin dudarlo, si pudieran moverían la cola para expresar su felicidad, bueno, moveríamos la cola. En caso de visita, nos tratan como reyes, nos invitan, nos cocinan y nos pagan la cuenta, todo eso por el simple hecho de vernos.

Nos tenemos en cuenta: gracias a las exitosas redes sociales, ahora todos sabemos en qué anda el otro, a qué se dedica o por lo menos tenemos una idea de lo que estudió, el caso es que cuando necesitamos un abogado, un diseñador, un chef o algo así, los primeros en los que pensamos es en los amigos de la infancia.

Nos conocen como la palma de su mano: a pesar de que pase el tiempo, los amigos de la infancia se saben de memoria lo que nos gusta y lo que no, lo que nos hace felices y lo que nos hace enojar, siempre saben que decirnos y si ven ciertas cosas en la calle, se acuerdan de nosotros, porque saben que es algo que nos gustaría.

Nos mantienen en los buenos recuerdos: los amigos de la infancia, pues almenos la mayoría, o los que si son verdaderos, siempre se acuerdan de nosotros y se les sale una medio sonrisa en la cara, porque con ellos se vivieron locuras, experimentadas y risas a carcajadas. Estos amigos son capaces de acordarse de una pelea o un mal momento con esa misma sonrisa, porque hace parte del pasado y ahora solo nos causa gracia.

y NUNCA, se olvidarán de esos apodos: Esos apodos que nos hacían sufrir, que nos hacían llorar, nunca se olvidan y siempre que nos ven tienen que decirlo. Ya a estas alturas uno terminó por acostumbrarse y solo sonrie cuando es mencionado, en mi caso era “aguadepanela” o “panela” nadie se imagina todo lo que yo sufría con esos apodos, después de superados, mis amigos de la infancia siguen llamándome así.

Este puede ser un tema un poco rosa, pero he vivido algunas de estas situaciones ultimamente y me hicieron caer en cuenta de lo bueno que es contar con los amigos de la infancia.

7 notes

Lo que me duele de las marcas

Soy de esas personas que creció escuchando que el cliente siempre tiene la razón, y algunas veces escuché de mis tios y mis papás decir algo como “haga el reclamo, usted está pagando”, pero a medida que soy yo la que me relaciono directamente con las marcas, me he dado cuenta que definitivamente uno como cliente no tiene la razón y que la plata de uno no vale lo suficiente. La verdad, cuando una marca me demuestra esto, yo no sé por qué pero me siento como ofendida y hasta me siento triste y llena de impotencia porque generalmente no se puede hacer nada ante ciertas situaciones. Aqui tengo una lista de las principales situaciones que me hacen sentir un poco mal.

Primero los últimos: Si hay una cosa que me de ira maldita, es llegar a un restaurante, hacer mi pedido, ver como llegan otros clientes que hacen su pedido después del mio y darme cuenta que su comida llega primero! Obvio hay situaciones que uno entiende como cuando se pide un plato complicado o en la mesa de uno son 20 VS los 2 que llegaron después; pero cuando todo se presenta en situaciones normales me da mucha rabia, rabia que aumenta cuando al preguntarle al mesero me dice: no, no se demora ya le va a salir… enserio lo tratan a uno como un bobo, dicen eso una y otra vez y la comida no sale en un ya! todavía se demora y lo peor es que muchas veces por el tiempo y el hambre, sale mejor esperar ahi que ir a otro lugar. Se queda uno con la rabia, le toca aceptar la comida cuando ellos quieran y fuera de eso toca pagar por un mal servicio.

Solo nos importa su plata: Esta situación si que se da en todas las marcas y en todos los servicios. En una época en la que se supone que somos más conscientes, más humanos y que le “estamos poniendo el alma”, en la que “todo es más fácil”… mentiraaaaa! lo único que le importa a las marcas, es la plata, nada más. Yo no se si es que no ven más allá, no se si no se dan cuenta que un cliente feliz es un cliente que en el futuro invertirá más en sus marcas, la verdad esto no les importa, solo quieren ganar plata en el momento y no piensan en el futuro. Si uno llega a adquirir un servicio, con plata en el bolsillo, las marcas literalmente se abren de piernas, ofrecen esta vida y la otra y toooodo se puede! lo que uno se imagine es posible, se comprometen a cumplir cosas que no pueden y de una u otra forma nos convencen de adquirir sus productos o servicios. Eso sí, cuando se presenta un problema con lo que uno adquirió… nada se puede! generalmente estos problemas se presentan por culpa de las mismas marcas, como fallas del producto, caídas del sistema, sobrecupo de usuarios y cosas de ese estilo y aún cuando las marcas saben que la cagaron, el demalas es uno, no hay devoluciones de dinero, no hay cambios porque la letra chiquita decía que después de que la marca la defecara, ya no se podían hacer cambios, no hay nada que las marcas puedan hacer por uno, si uno quiere pasarse de un plan pequeño a uno grande, lo hacen en un instante, no hay nada que lo impida; pero si uno quiere pasarse a uno más pequeño, es imposible, ahi si importan los contratos, el gerente y hasta el papa, las marcas prefieren perder un cliente que ceder un poco y ayudarle en situaciones específicas.

Líneas de atención: No creo que haya algo en la vida más inoficioso que llamar a una línea de atención, no sé por qué las crearon si nunca ayudan, y no sé por qué se llaman líneas de atención si ni atención le ponen a uno. Lo único que hacen estos personajes al otro lado del teléfono es seguir un guión escrito por una persona como yo, más de eso no saben, no escuhchan, solo repiten lo mismo una  otra vez, el único paso que hacen de más es generar un “número de radicado” que se queda en el limbo porque cuando uno llama a preguntar qué ha pasado con su solicitud, nadie da respuesta. En las líneas de atención no se puede hablar con un superior, no dan soluciones inmediatas y lo único que logran es hacer que uno se enoje más, o que simplemente se enoje si no lo estaba; termina uno diciéndole madrazos a esos pobres robots que no tienen la culpa de las fallas de las marcas, y eso, si es que no se cae la llamada o lo dejan a uno esperando hasta que se decide colgar. Estas líneas deberían llamarse líneas de desahogo del cliente.

Eso se le demora 45 días hábiles: los días hábiles!!! los días hábiles solo son valederos para las empresas para las que uno es cliente, porque en todas las empresas que yo he trabajado manejando clientes, si quieren algo para ya, tiene que ser ya, no les podemos salir con el cuentico de “eso se le demora 10 días hábiles”, el caso es que uno como cliente tiene que aguantarse esos días para un cambio, para una respuesta, para una mejora, para una activación y para cualquier cosa que a uno se le ocurra. yo no entiendo por qué en un mundo en el vivimos del ya para el ya, las marcas no están preparadas para esto, siempre nos ponen a esperar un montón de días hábiles que se convierten en semanas y meses.

De 8:00 a.m. a 5:00 0.m.: Enserio? las empresas prestadoras de servicios creen que el 100% de sus clientes son personas como estudiantes, amas de casa, millonarios, empresarios o desocupados y yo podría asegurar que el 80% de sus clientes son empleados que por muy bien o mal que ganen, sus horarios para trabajar son exactamente los mismos en los que las empresas atienden. Cuando uno, como empleado, tiene que hacer una vuelta en estos lugares, solo tiene 3 opciones: 1. pedir permiso, que no es la mejor porque uno guarda esos permisos para ir al médico o hacer vueltas más importantes; 2. ir a la hora de almuerzo, que tampoco es la mejor porque toca o almorzar o hacer la vuelta, porque obvio, estas empresas generalmente no se demoran menos de una hora para prestar sus servicios; 3. Ir a la última hora del día, en la que uno también tiene afán pero es porque van a cerrar. Entonces, a fin de cuentas ninguna opción es buena para el cliente. Deberían tener horarios que se ajusten a las personas que trabajan en horarios de oficina que somos la mayoría.

Cosas como estas, hacen que me sienta impotente, y que lo único que consigan las marcas conmigo es sacarme rabias y perderme como cliente.

9 notes

Personajes Oficinísticos

Después de haber trabajado en 7 empresas, me he dado cuenta que hay ciertos persomajes que se convierten en un común denominador y se repiten una y otra vez en la mayoría de ellas; puede que no estén todos, puede que me falten algunos, pero aqui les voy a contar cuáles son los que yo he encontrado.

El sabelotodo: este nunca falta! es ese personajito que a veces es un poco chocante y que hasta nos saca rabias más de una vez porque solo habla, no escucha, cree que su palabra es la única que vale y que a los demás nos contrataron por rosca o porque somos muy debuenas, porque el sabelotodo es el único que tiene experiencia, el único que sabe trabajar.

El humorista: para mi este es el mejor! esos que tienen un chiste para todo, que nos sacan una risa por más cansados que estemos y que no les da pena decir nada, son los que hacen que la rutina y los días de carga pesada sean más llevaderos. Gracias a ellos el trabajo es un lugar mucho mejor. Los he visto disfrazados, cantando, imitando otros idiomas y a otras personas; siempre ingeniándoselas para que el resto seamos más felices.

El invisible: existe o no? esa es la pregunta que nos hacemos varias veces, ya que este personaje es callado, no se mete en nada y practicamente nuuuuunca se siente, no opina, no dice que le gustó, que no, la verdad uno no sabe si respira; pero no! esto no quiere decir que tanto silencio sea compensado en concentración, a veces están perdiendo el tiempo y otras veces creo que están pensando en cómo asesinarnos un día a todos en masa.

El cruelmente realista: Este muchas veces nos hace reír también, porque su falta de de tacto para decir las cosas pasa cualquier límite y se vuelve chistoso. Este personaje no se mide para hablar con sinceridad, no siente pena de decirle a alguien lo feo, gordo, estúpido y arrugado que está, no le da miedo mostrar su aburrición los lunes ni su felicidad los viernes o días de quincena; pero lo mejor de estos personajes es su actitud, esa cara de odio hacia el mundo y de meimportaunculo lo que sientas por lo que te estoy diciendo, solo la tienen ellos. La relación con estos personajes pasa por varias etapas; la primera de ella es de espectador, cuando uno ve lo que le dicen a los demás es hasta charro, uno se sorprende con tanta cosa que salen y se rie con el show, hasta que se meten con uno y llega la etapa de choque, en la que a uno no le gusta lo que le dicen pero trata de ignorarlo, luego viene la etapa de odio en la que se acaba la paciencia y uno deja de soportar tanto comentario, pero como del odio al amor solo hay un paso, este odio se va transformando en amor y uno termina queriendo a este personaje más que a los demás… bueno, no siempre, hay algunos que se quedan en la etapa del odio.

El desadaptado: siempre hay un personaje que definitivamente no encaja, puede ser por cuestión de gustos o por la apariencia pero es diferente de todos los demás; sin embargo, este ser generalmente termina siendo aceptado y querido.

El malhumorado: el que alega por todo, habla entre dientes haciendo malacara y de vez en cuando echa unos madrazos, es un personaje vital en la oficina. generalmente es más molestado por esto y hacer que su genio estalle se convierte en una tarea de los demás compañeros.

El calmado o el feliz: este es el complemento del anterior, no hay nada que los altere, muchas veces parece que se hubieran fumado algo, pero manejan el estrés y la ansiedad de una forma muy acertiva; ya que no se dejan llevar por el desespero. De este tipo de personajes me gusta aprender mucho ya que hasta un problema lo solucionan con una sonrisa.

El saludable: En toda oficina que se respete hay un personaje al que todos llaman empeliculado, obsesivo, exagerado y hasta enfermo. Este es el que siempre está haciendo o pensando en ejercicio, invita a sus compañeros y los anima a que se ejerciten, come relativamente bien y a veces hasta cuenta las calorías; no quiere interrumpir sus rutinas de ejercicio o su plan de alimentación y en ocasiones se aparta del grupo para no romperlos. Puede ser chocante en ocasiones, pero gracias a este personaje, otros deciden seguir un poco este estilo de vida.

El fiesterito: Hay un personaje que nunca se cansa! empieza a salir desde el miércoles si no es que es antes, rumbea, trasnocha, fuma, toma y aún así llega al otro día a trabajar como si nada; con un Vive100 se recuperan. No se pierden una celebración, una feria o un concierto, no es sino que les digan vamos y están listos.

La berraquita: Hasta ahora solo me han tocado mujeres así, por eso hablo en femenino, pero seguro hay hombres asi también. La berraquita es esa típica niña “de modo”, no necesitan nada en la vida y si quisieran, podrían seguir “estudiando” tooooda la vida porque sus papás quieren y pueden pagarlo, podrían dedicarse a viajar por el mundo y vivir de la fortuna de sus papás; pero no, ellas prefieren estar en una oficina luchando por su plata, buscando su independencia y así les toque duro, no se rinden! siguen ahi sin problema y comienzan a invertir sus ganancias en proyectos que las hacen más exitosas. Muchos podrían pensar que la niña riquita es mala trabajadora, pero no! las he visto muy luchadoras!

El burro chiquito: hay gente que uno se uno se pregunta: cómo hizo para graduarse del colegio, para entrar en la universidad y para pasar entrevistas laborales? enserio, he visto este tipo de personajes en altos cargos como gerentes, directores y supervisores, y siempre me pregunto cómo diablos llegó ahi? hacen unas preguntas y salen con unos comentarios que la verdad ponen en duda su inteligencia… una vez uno lo pasa, dos veces empieza a dudar, pero cuando ya estos comentarios se repiten varias veces, uno pone en duda su integridad profesional! este personaje me lo he topado varias veces y me niego rotundamente a decir quiénes son.

El nerd: estos personajes algunas veces me fastian! son los que cuando chiquitos preguntaban: Profe cierto que el examen es hoy? Agggggg! así igualitos son en la oficina! siempre haciendo mucho más, proponiendo trabajos de más que incluyen tiempos de los otros y trabajando horas extra porque quieren, porque en las 8 horas laborales ya hacen bastante. Yo no se si estos personajes no tienen vida o no tienen sexo, pero la verdad solo se preocupan por trabajar y trabajar… lo malo es que a veces se preocupan también por el trabajo de los demás y se empiezan a estresar cuando los ven “haciendo nada” porque para este personaje, no hay tiempo para el descanso. A todos ellos solo les digo que se relajen un poco, la vida no es solo trabajo.

Estos son los personajes que he visto en común en la mayoría de oficinas, hay uno que otro que no está aqui, pero por no ser mayoría decidí no escribir sobre ellos…En cuanto a mi, como siempre, soy la combinación de varios, pero los que más sobresalen en mi personalidad son el saludable, el calmado y el desadaptado, según el momento a veces entran otros, pero los que más me definen son esos 3.

11 notes

En búsqueda de mi identidad perdida

No se si ya había hablado del tema, pero viendo algunas fotos del pasado, me acordé que me costó mucho encontrar mi identidad y quería compartirlo de una forma bastante autobandereadora, así es que aqui hay más parte de la historia de mi vida.

Muchos de ustedes marcaron su propio estilo desde chiquitos; tengo amigos que empezaron de “raperos” y hoy ya grandes siguen amando el hip-hop, el reggaetón y el reggae, otros eran los “rockeritos” y hoy en día siguen con su estilo, y están las que eran grillitas que también conservan su esencia… Pero yo, yo no me hallaba, pasé por tooodos los estilos, bueno por varios, tenía un poco de falta de personalidad y en búsqueda de la aceptación de los demás, me adapte a diferentes estilos.

"Grungeta":  Soy de Cali, para aquellos que no lo saben y cuando llegué a Medellín a la corta edad de 11 años, tenía un gusto “muy definido”, me encantaba Nirvana y Pearl Jam, solo escuchaba Radioacktiva y era feliz viendo videos en teleantioquia de greenday, The Offspring,  The Smashing Pumpkins, Oasis y bueno, ya deben tener una idea de lo que me gustaba musicalmente hablando. Usaba pantalones de cuadros, converse, camisetas anchas, aretas de cruces y busos de abuelita; pero al entrar a un colegio de solo mujeres y todas de gustos muy similares, sufrí de burlas, de no aceptaciones, se reían de mi, me criticaban y no me aceptaban por nada del mundo, era la rara del salón.

 image

"Rapera": Lastimosamente no tengo fotos de esta época, pero cuando conocí unos amigos por la casa, comencé a ser como ellos, dejé mis pantalones de cuadros a un lado y los cambié por pantalones karioka talla 32, con los que me dejaba los boxer por fuera y me ponía ombligueras; dejé mi pelo con look desarreglado y me rapé la mitad de abajo de la cabeza, me mantenía con el pelo recogido para que se viera “la gracia” del rapado; traicioné a Nirvana y comencé a escuchar Cypress Hill y Onix; abandoné los converse y me ponía unos “adibas” Sí eran adibas y no adidas, porque mi mamá me los regaló y ella siempre compraba lo más barato, pero bueno la intención es lo que vale aunque en esa época no se lo agradecí mucho que digamos. El caso es que no solo cambié fisicamente, sino que dejé de ser esa niña callada, a creerme “mala” por estar rodeada de tanto “bonche” rapero, en esa época pasé de ser la niña que ganaba excelencia y menciones de honor en el colegio, a tener matrícula condicional, hasta que me escapé del colegio, me pillaron y me castigaron como 3 meses sin salir, sin hablar por teléfono, sin recibir visitas y hasta ahí me llegó lo “mala”.

Grilla: Después de haberme acostumbrado a las ombligueras de mi lado rapero, me enamoré mucho de la ragga o el ragga (no se como se dice) y me convertí en una grilla, pero grilla con toda!!! ya no usaba ombligueras con pantalones anchos, sino pegados o con minifaldas, me ponía el brasier cruzado para que mis bubies lucieran más paradas y fuera de eso usaba tiras transparentes; me ponía plataformas de quesito, usaba labial café, me ponía lentes de contacto azules y también me comportaba como grilla, ya que estaba en una época de exploración y repartía picos por todas partes, eso si, de besitos no pasaba!!! yo era grilla prudente! No es algo que me enorgullezca pero mi primer novio con el que duré 4 años, tuvo muchos, muchos cachos…y mis “amigas” me sacaron del grupo por grilla… En esta época creo que pasé todos los límites hasta el punto de recibir una papayera en mi cumpleaños… no era yo, pero me aceptaban, que autodecepcion!!!

image

image

Del montón: Cuando ya senté cabeza y me di cuenta que esa vida no era tan cool como yo pensaba, y pasé a ser una niña muy normal, nada de ombligueras, nada de plataformas y nada de maquillaje exagerado; solo blusitas sencillas, jeans sencillos y converse nuevamente.

image

"Darks": No me llamaba “darks” pero era como lucía. En la universidad tuve una amiga que me reencontró con mis inicios del rock, ella amaba Nirvana al igual que yo y en ese momento que volví a escuchar la música de mi infancia, me sentí demasiado feliz. Comencé a cambiar de estilo nuevamente y ya solo me vestía de negro, me maquillaba más oscuro y tenía una actitud de meimportaunculo todo el tiempo que creo que también era un poco exagerada.

image

Puede que haya tenido falta de identidad, que haya sido insegura y que no haya tenido convicción, pero gracias a haber conocido todos esos mundos, ahora soy quién soy, combinando lo que más me gustó de cada uno y dándole a mi personalidad una particularidad muy especial. Los que me conocen bien pueden definirme fácilmente y al ver ciertos objetos o pintas dicen: eso es como Pamela. Así que creo que la búsqueda de identidad de algo sirvió.

6 notes

No me importa lo que a todo el mundo le importa

Yo no sé si soy ignorante, boba, maldita, no sé la verdad, puedo ser todas o ninguna, el caso es que las cosas a las que todo el mundo les da importancia, yo no se la doy,  la mayoría de eventos importantes me dan igual. Aquí les dejo algunos ejemplos:

La elección del papa: Durante los días en el que el Vaticano anunciaría al nuevo papa, vi como la gente andaba pendiente de las noticias, se preguntaban si sería el negro, el blanco, el  latino, el anticristo y todas esas cosas y a mi la verdad nunca me importó quién sería el papa; cuando lo eligieron, mucha gente se puso feliz y celebraban por eso, yo no entendía el por qué de tanta celebración, y seguí con mi vida como si nada hubiera pasado.

El colombiano del año: Empecemos porque yo no sabía que habría tal elección o que había que votar o algo así, ni siquiera conocía a los postulados y al ver el resultado en las redes sociales gracias a los oponentes y a los que apoyaban, que tuvieron tema por casi 15 días… la verdad a mi no me importó ni 5, por que aún sigo sin entender en qué cambia al país tener x o y colombiano del año. Les aseguro que los niños no van a seguir su ejemplo y que el tema quedará olvidado en 5, 4 , 3, 2, 1…

Los juegos olímpicos de la juventud: Sí, sé que eso traería desarrollo y otros cuantos beneficios para la ciudad, pero enserio no me importaba si éramos elegidos o no y al ver el resultado no me puse triste, ni me dio pesar o algo así; es más me alegró un poco saber que no tendríamos otra temporada de caos y tacos en la ciudad.

La visita de un famoso internacional al país: No sé qué beneficios pueda traer esto para el país , pero cuando me entero que viene x o y a pasar sus vacaciones en Cartagena o que se yo, veo como la gente habla de esto todo el tiempo, emocionados y felices como si los fueran a visitar a ellos, de verdad es esto relevante en algo?

Las clasificaciones futboleras: no me importa el futbol, por lo que no me importa quién clasifica y quién no.

Los realities: Enserio no me importa quién es la voz Colombia, o quién es el protagonista de novela o quién ganó el desafío, no les encuentro gracia, no me los veo, no me interesan, nunca estoy enterada de quiénes son los personajes ni cuáles gracias hicieron en la última aparición. Lo “malo” de esto es que cuando las personas que me rodean empiezan a hablar  emocionados de estos temas,  casi gritando comentando el capitulo anterior, solo me quedo callada escuchando porque no tengo ni la menor idea de lo que hablan, no tengo nada que aportar, pero bueno que se le va a hacer “males” buscados, cuando estas conversaciones suceden delante de mi generalmente mi cerebro decide transportarse a otro lugar y comienzo a escucharlos así: blablablablablabla….

 

Eso sí, háblenme de perritos, de gaticos y ahí si salgo corriendo a enterarme bien de qué es lo que pasa, así sea con eventos que pasan al otro lado del mundo como que en Europa prohibieron el testeo en animales, y eso me emociona, puede que no me traiga beneficios, pero a otros seres sí, y el hecho de saber que cada vez la conciencia por el respeto de los animales crece, me pone muy feliz. De verdad son muy pocos los temas “sociales” que en realidad me importan.

8 notes

Las sensaciones que odio

Hay cierto tipo de sensaciones inconfundibles e inolvidables que solo pasan en situaciones específicas, muchas de ellas vuelven a sentirse con solo recordar el evento y de verdad las odio!!! Comenzaré con la peor de todas:

 

No encontrar el celular, o las llaves o la billetera; ese vacío que da cuando meto la mano al bolso y no los siento, hace que se me enfrie todo!!! En ese instante actúo desesperadamente y vacío el bolso en la mesa o en el piso, para finalmente darme cuenta que lo tenía en el bolsillo o que ahí estaba solo que no busqué bien. Esa sensación que a veces dura un segundo es única e inconfundible.

 No acordarme de lo que iba a decir. Cuando tengo una idea y pienso contarla, muchas veces pasa que apenas voy a ahablar, alguien se me adelanta, igual dejo la idea en mi cabeza, pensando que no se me va a olvidar, pero apenas voy a hablar con todo el impulso… PLOP se va la idea!!! Y quedo como una boba diciendo: yoq ué iba a decir? Jummm quien sabe, trato de no darle importancia en el momento, pero en el fondo sé que había algo importante para decir. Generalmente me acuerdo cuando ya no está la persona a la que le quería decir o cuando ya no importa, o justo antes de dormir .

 Sentir que se me quedó algo. Salir de la casa sabiendo que algo se queda es como un sexto sentido incompleto, porque estoy 100% segura que algo se me olvida, pero miro el bolso, me toco los bolsillos, hago un check list de las cosas que llevo y todo parece estar bien…peeeero eso sí! Cuando voy en el camino, a un punto difícil de devolverme o justo cuando llego a mi destino, un “halonazo” en la cabeza me recuerda lo que olvidé, que muchas veces es echarme desodorante o la billetera o las gafas…. El caso es que esta sensación siempre viene acompañada de un: HP!!! Ya sé que dejé.

 Los 5 primeros minutos de ejercicio. Yo no se a ustedes pero cuando hago ejercicio, los primeros 5 minutos son matadores, en ese momento siento que el cuerpo no me va a dar, que ya estoy cansada, que quiero parar y en ese momento no entiendo por qué diablos estoy ahí y no en la casa tirada viendo televisión. Después de esos 5 minutos todo pasa y hasta me siento invencible; pero no puedo evitar ese agotamiento inicial cada vez que me ejercito.

 No acordarse de alguien. Como algunos saben, mi memoria apesta pero no hay peor cosa que ver alguien en la calle que lo mira a uno con cara de saludo y no acordarse quién es. Generalmente sonrío, les respondo el saludo y hasta le converso, pero muchas veces me pasa que no se quién es esa persona. Me siento lo más ingrato del mundo porque de mí si se acordaron y yo no :S.

 Depender de alguien. Alguna vez me pasó que tuve de esos enamoramientos nocivos para la salud, en los que uno cree que solo se puede ser feliz con la otra persona, pero cuando hay una pelea o un problema, uno no quiere comer, no se quiere reír, no quiere hablar, no quiere trabajar, no quiere nada!! Y la verdad esta es una sensación demasiado maluca. Al menos aprendí de todo esto y hace rato no me pasa, pero al gente que hoy en día vive esto, me recuerda lo horrible que es sentir esto.

 Los retorcijones. Ahora dije que empezaría con la peor, pero creo que esta es la peor. Este año me he enfermado varias veces por lo que he experimentado esta sensación variada vez y la verdad es bastante incómoda. Estar en medio de una conversación y de repente empieza el estómago con ese dolorsito característico maluquito. En ese punto se me olvida la conversación por completo y empiezo a hacerme la loca, como si nada pasara, simulando seguir el tema, pero en realidad, mi cabeza está pensando en qué será lo que va a pasar, viene un peo? Va a sonar? Va a oler? Viene con regalito? Tendré que salir corriendo para el baño? O simplemente se me pasará??? Casi siempre se me pasa, pero mientras se pasa, todo esto pasa por mi cabeza.

 

Demás que hay más, pero si estas son las que me acuerdo es porque de verdad las odio!!!